Salón vintage


interiorismo

Tipo: Interiorismo

Espacio: 30 m2

Fases Contratadas: Proyecto de Interiorismo “Detallado”

Cliente:

Una familia numerosa compuesta por un matrimonio y cinco niños de entre 1 y 11 años.

Objetivo:

La familia quería un salón formal pero en el que poder disfrutar de los momentos en los que están todos juntos ya sea viendo una película o comiendo. Además, la madre trabaja en casa y necesitaba un pequeño espacio para el ordenador.

Solución:

Se ha ubicado la zona de comedor en la zona más cercana a la puerta para que sea lo más práctico posible, dejando el resto del espacio para la zona de estar. En el comedor, se ha optado por colocar un banco en una de las paredes para optimizar el uso del espacio, y en el salón se ha colocado un sofá esquinero con capacidad para acoger a toda la familia. La zona de trabajo se ha situado alineada con el mueble de la televisión y apoyada en el quiebro que tiene la pared en ese punto.

La madera y los tonos piedra de las paredes forman un fondo cálido para este ambiente tan ecléctico y acogedor.

Se han conjugado muebles existentes y nuevos, de diferentes estilos, que conviven en perfecta armonía gracias a la elección del color turquesa como hilo conductor en toda la estancia.